En la noche del pasado lunes, 20, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, no estaba contento con la manifestación de algunos brasileños en su contra en Nueva York, y literalmente envió a los protestantes a tomar en el c*.

Las imágenes ganaron las redes sociales, y muestran el ministro dentro de un minibús, que llevó el séquito del presidente Jair Bolsonaro, que participa el martes, 21, de la apertura de la Asamblea General de la ONU, donde Bolsonaro hará un discurso.

Queiroga ve al grupo de manifestantes, y los ve gritando varias palabras, en un momento, el ministro se levanta de la banca, y muestra el dedo medio a los manifestantes que miran desde fuera y le responden con el mismo gesto.