El huracán Nicholas tocó el suelo en las primeras horas del martes 14, en la Península de Matagorda, en el estado estadounidense de Texas, con vientos de hasta 120 kilómetros por hora. La tormenta ganó fuerza en las últimas horas y fue mejorada de una tormenta tropical a un huracán de Categoría 1 por el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos (NHC).

El NHC informó que se espera que el huracán cause fuertes lluvias en las regiones de Texas, Louisiana y Mississippi – los dos últimos estados fueron afectados por el huracán Ida hace dos semanas.

Según el Centro, las lluvias pueden causar inundaciones y riesgos para la vida de los residentes, además de elevar el nivel de los ríos en la región en puntos aislados.

Según la Associated Press, el pronóstico es que el huracán traerá casi 51 centímetros de lluvia a áreas de la costa del Golfo. En la costa de Texas, la precipitación puede alcanzar los 30 centímetros, y 46 centímetros en regiones aisladas.

En otras partes del estado y en las regiones centro-sur de Louisiana y el sur de Mississippi, las lluvias podrían alcanzar los 20 centímetros en los próximos días.

En las primeras horas del martes, el huracán se movía a una velocidad de 17 kilómetros por hora en dirección noreste. Se prevé que el centro de la tormenta pase por el sureste de Texas el martes y el suroeste de Luisiana el miércoles.

Nicholas es la tormenta número 14 en ser nombrada en la temporada de huracanes del Atlántico este año.

* Con información de la Associated Press